Inicio | Índice | Librero | | Comentarios | Libros | E-Libros | Eventos | Cursos | Voces |
Directorio
ENSAYO
 
 

 

 

Diálogos con el viento

A. Peters

 

Ya los  antiguos griegos habían tomado  como un hecho natural el alcance de la voz humana y los límites de la memoria.

El mundo helénico comprendió la importancia  del registro  a través del recuerdo  y  la escritura. Esta última permitió trascender los cuerpos y las voces (por medio del lector). La conservación  del pensamiento (por parte del  escritor) hizo posible  un nuevo orden poligámico de acoplamiento entre las almas.

El cambio se  inicia con la invención de la fotografía, al revolucionar el concepto del tiempo y el telégrafo la revolucionar el  concepto del espacio. [1]

El sueño de grabar las experiencias en algo más substancial que la memoria y el envío de mensajes  a través  de un medio no físico (el papel) se hacía realidad. De esta forma la fotografía y el telégrafo tuvieron su propio desarrollo cultural e intelectual. [2]

 

1.

Así el siglo XIX vivió  trasformaciones inauditas en lo que se refiere al  contacto humano a través de dos puntos distantes; en particular lo referente  a la transmisión y la grabación. La llave del cambio quedó definido a través de los conceptos  tele- y -grafía como medios ubicuos y  subsecuentes.

La etimología de la palabra tele,  sugiere una nueva escala de distancia. Telegrafía (palabra) telefonía (sonido) televisión (imagen)  telepatía (espíritu);  y grafía sugiere nuevas formas de registro: fotografía (imagen), fonógrafo (sonido), electroencefalógrafo (cerebro) ambas etimologías vinculadas al tiempo y al espacio.

2.

El concepto del espacio, esta vinculado con estos medios, tal como el papel o la electricidad, son elementos transportables a distintos puntos del espacio a través de grandes distancias.

Los  elementos fijos como las estatuas o los edificios son permanentes y están atados  a la extensión del  tiempo. Los edificios, son objetos perennes; aún hoy en día podemos observar y leer  la piedra Rosetta. El telégrafo en cambio,  es intangible y veloz.

La piedra Rosseta.

La Revolución en lo intangible significó que la escritura perdió su monopolio  en el registro de los sucesos humanos. La memoria rompió su atadura al cuerpo (en forma repentina) y desafió lo sensorial. El arte de la memoria no estuvo sujeto al individuo; la perdida del tiempo se transformó en cautiva; algo por encima de la escritura que contribuyó a su registro histórico. La escritura repentinamente se reveló de otra manera. Las escenas y aún más importante, los eventos, pudieron ser capturados sin la intervención de la palabra,  la   pluma de  escribir, o  el pincel para pintar, gracias a la cámara fotográfica. Más notablemente aún fue el epitome del transeúnte –en el flujo del tiempo mismo-  el cual pudo ser trascrito en imágenes  y sonidos por una película o un disco fonográfico, preservando la aparición de las gente en la visión y el sonido, lo que revolucionó el  espíritu del mundo.
Cada nuevo medio se transformó en una máquina para la producción de fantasmas. Como argumentó Friedrich Kittler: "El espiritu del orbe se hizo tan  grande como la capacidad  que ha tenido la   civilización  en  almacenar y transmitir información". La antigua imprenta se transformó  es una imagen distante del año  de   1499 la cual  exhibe sus esqueletos en una  danza remota y lejana. [3]

 


3

Los espiritistas, celebraron una rumba macabra frente al telégrafo, enalteciendo  los alientos de la electricidad; un elemento que marcó al siglo XIX al reconocer que el dominio de los inmortales se había proyectado en el legado de la transmisión  y registro de los muertos.

Los nuevos medios de registro y transmisión de la información y comunicación permitió a la gente del siglo XIX pensar en ambos elementos: volar y disfrutar el tiempo de viaje. El sueño de volar agrietó las utopías. Los  nuevos instrumentos de viaje como el ferrocarril  y las nuevas tecnologías que ampliaron  el mundo sensorial como la cámara fotográfica, el telégrafo o el teléfono lograron sueños largamente inalcanzables por la humanidad. Éstos medios fueron descritos como "máquinas voladoras". [4]

4.

En 1859 Oliver Wendell Holmes, caracterizó las sensaciones del estereoscopio como: "un sueño  que exalta las facultades, en las cuales el cuerpo se separa detrás  de nosotros   y se aleja  –como una  vela de un barco en el horizonte- en un conjunto  de extrañas escenas, una atrás de otra; como si el espíritu del cuerpo se desprendiera  de éste". [5]



5.

Justamente como el telégrafo despacho la información en un abrir y cerrar de ojos de Washington a Baltimore, el estereoscopio pudo, cortar-atravesar,  nuestro entorno inmediato, en especial las  antiguas ruinas del pasado (un objetivo favorito de los estereoscopios).

El viaje marcó una memorable sensación en el siglo XIX. El fluir del tiempo pudo ser almacenado en una botella para poderse usar más tarde.

La  cultura del historicismo y la vida como representación (como se descubrió en la taxidermia) argumentaron la posibilidad  del transporte  (ya sea en el sentido del viaje o su éxtasis) a través del tiempo.

6.

La luz que brilló en el patio de Joseph Nicéphore Niépce con su prototipo de cámara fotográfica en 1826 al hacer  posible la primera imagen fotográfica,   parece preservarse  de alguna forma entre nosotros hoy en día. La voz de Enrico Caruso  no solo se disipó en los minutos de su eco viajando por el profundo espacio; también se hizo accesible en una cinta de grabación sonora o en los actuales CD´s. El fonograma y el cine no sólo sirvieron para escuchar sonido y ver imágenes, también fueron  elementos imprescindibles de estudio   neurosicológico para la voz, el sonido y la visión, también como"archivos de conciencia"


La impresiones temporales sensitivas de los eventos pudieron ser preservadas en su propia realidad. Los medios de transmisión  permitieron traspasar las barreras del espacio; estos medios pudieron atravesar el espacio. La experiencia fue conmutada por la realidad. Los discursos se extendieron  más allá del  momento en que sucedían. De hecho las grabaciones trascendieron  la vida de los personajes de una forma como nunca se pudo hacer. En 1877 la revista  "Scientific American" escribió sobre el fonógrafo lo siguente:
" La voz se reprodujo y quedo para ser   inmortal".

7.

El "se reprodujo " se transformó en el  espacio de los fantasmas. La Revolución del siglo XIX con sus  innovaciones   espacio-tiempo   revolucionaron las  técnicas de la telecomunicación.

En forma simultanea –primero en la escritura y luego en el lenguaje-, el sonido y la imagen- acortaron   las distancias  a través del telégrafo, el teléfono  y la radio. Por primera vez, en la historia de la humanidad la agudeza de la visión y del oído no se limitaron  por el contacto directo; el único límite eran las extensiones de los cables del telégrafo. En un principio el coeficiente de la fricción de las señales –no de los cuerpos- se redujo  a cero. Así, un  apasionado de los nuevos medios declaró en aquella época a la prensa: "el sueño de aniquilar el tiempo y el espacio se hizo realidad". Por su parte James Argues argumentó  que: "el telégrafo  forjó la fatal separación entre  el   transporte y la comunicación. En el pasado todos  los mensajes enviados en forma directa (línea- visión o rango-escucha) requerían  un medio específico  de transporte como una carroza impulsada por caballos o un barco.

8.

El telégrafo en contraste es invisible, logró la hazaña de la comunicación sin ninguna personificación,  su proeza esta asociada a lo inmaterial (el fluido eléctrico). Su consecuencia espectral y la rapidez de su desplazamiento  contrastó con la materia  tangible  personificada a través  del cuerpo humano.

El contacto entre personas a larga distancia  tomó formas muy variadas a través de la historia  social humana, Resolver la distancia social  no fue exclusiva del siglo XIX, pero este siglo lo resolvió.

9.

Lo que es innovador del siglo XIX  es su sentido de la unicidad  que se proyecta a través de la tecnología.

10.

La captura y a su vez la dispersión de las señales  significa que éstos  elementos visuales y auditivos le dan una personalidad que no dependen del cuerpo humano. En contraste, dos milenios y medio de escritura y cuatro siglos de imprenta   sólo hicieron  posible  expresiones  individuales tangibles.  El sueño de Socrates se hizo realidad  al diseminar un medio invisible de información en el espacio y el tiempo.

El escritura había sido una expresión del carácter "único" de cada persona, un concepto de unidad como disciplina y noción de la personalidad. Pero la cámara fotográfica, el cine, el teléfono y el fonógrafo permitieron  nuevas clases de incursiones y representaciones   de las formas humanas.

Los matices vocales y las expresiones gestuales pudieron ser inmortalizadas a través del sonido y la imagen. Un nuevo  espectro de significados gestuales y sonoros  se abrío para ser  trasmitidos y almacenados

11.

Desde otra perspectiva, la separación entre la comunicación y el transporte representó la invocación  a un  universo paralelo en el cual las reproducciones personales del pasado habitaron una realidad intangible.

Visto desde otra traza, la separación entre  comunicación y  transporte significó la conjura de un universo paralelo en donde las  creaciones individuales moraron otras leyes,   aquellas a las que no se les aplican a los mortales. "Los nuevos medios producían fenómenos fantasmagóricos".

12.

A través del poder del vapor, que hizo posible el desplazamiento de personas y mercancías a través de los rieles y en el  agua (barcos de vapor) en forma más rápida, los humanos tuvieron una nueva percepción acústica, gráfica y visual de su entorno. Nuestros cuerpos pudieron circular por primera vez y en forma indefinida a través del espacio y el tiempo bajo nuevos parámetros.

Frederic Myers,  estudioso de la mente, destacado  miembro  de la  Sociedad Británica para la Investigación Sicológica y quien acuño el término "telepatía" , desarrolló la tesis de los "fantasmas de lo viviente" en 1886, para asociar la capacidad que  tuvieron éstos en   reproducir y almacenar la realidad.

13.

"Fantasmas de lo viviente",   resume la representación intangible de  las voces, los gestos faciales y toda las materialización espectral  de los cuerpos y de cómo son materializados a  través de los nuevos medios.
Lo que los hombres y mujeres del siglo XIX veían con asombro  es algo que nos es  común en nuestra época: "una abundancia de fantasmas vivientes apareciendo a través de los medios". Concerniente a la presencia física, - que "conecta las emanaciones espectrales  de los cuerpos tanto en las imagenes, los sonidos e incluso el contacto físico—que es parte de un largo esfuerzo de la modernidad  en reorganizar las representaciones del cuerpo humano.

14.

La creación de los "cuerpos fantasmales"  y las voces de los actores proyectado en el cine, tomo un largo tiempo en ser asimilado por la gente del siglo XIX.

15.

Por lo tanto, los nuevos medios ensancharon el espectro visual y sonoro que, a los ojos de las sociedades decimonónicas, aparecían como seres espectrales que no eran de carne y hueso.

16.

Cincuenta años después de  Myers, el sicólogo Gordon Allport, cautivado por los conceptos que había desarrollado Myers,  afirmaba que si bien la idea de los espectros ya habían sido superados por las sociedades europeas,  lo intangible permanecía en la conciencia de la gente y el reto de los nuevos medios sería llevar esa "intangibilidad" a otros niveles; Allport no se equivocaba,  hoy en día la realidad virtual, ya no es una quimera.

17.

En suma, los nuevos medios del siglo XIX dieron vida a un antiguo  sueño. Acercarse, de alguna manera, al mundo de lo   divino, al traspasar  la distancia  que separaba del  universo  de los  vivos con el de los  muertos. En 1896. un entusiasta del fonógrafo afirmó  para un periódico lo siguiente: " la muerte perdió una aguijón, ya se pueden preservar las voces del mundo de los difuntos a través del fonógrafo"  

18.

Esa" conservación", aparente, permitió pregrabar (playback) la resurrección humana.

19.

Pero el precio  de tal conjuro, pronto se hizo evidente: un universo paralelo de  dobles fantasmas ambularon entre los vivos. Tan pronto como los espíritus de sus espíritus se proyectaron a través de las nuevas tecnologías, su doble presencia adquirió una nueva traza. La omnipresencia de los ausentes se transformó en el guardián de  los vivos quienes se ha dedicado a legitimizar  su autenticidad.

La distinción entre transmisión y grabación, o el haber superado las distancias a través de los nuevos medios tecnológicos, no termino superando la barrera infranqueable de la muerte, a pesar de que sus inventores buscaran perfeccionarlos lo más posible.

20.

Una vez que se puede grabar cualquier cosa, puede ser trasmitida a nuevos oídos y nuevos ojos.

21.

La pregunta más importante  acerca de las nuevas tecnologías de hoy en día –ver  el telescopio espacial Hobble, la Internet o las replicas de las experiencias e identidades humanas, a través de la realidad virtual- es que no han causado el mismo asombro que la era en que el telégrafo, la fotografía en papel, el teléfono, el cine y la radio fueron descubiertos. Estos medios acercaron a la humanidad,  mucho más allá, de toda utopía imaginable  antes de su invensión.



[1] Peter Galassi, Before Photography (New York: Museum of Fine Art, 1981); Jonathan Crary, Techniques of the Observer: On Vision and Modernity in the Nineteenth Century (Cambridge, MA: MIT Press, 1990); Brewster and Wheatstone on Vision, ed. Nicholas J. Wade (London: Academic Press, 1983); and Geoffrey

[2]  Harold Adams Innis, Empire and Communications (Oxford: Clarendon Press, 1950).

[3]  Kittler, Grammophon, Film, Typewriter (Berlin: Brinkmann und Bose, 1986), 24, 12.

[4]   Paul Virilio, War and Cinema: The Logistics of Perception, translated by Patrick Camiller (London:

Verso, 1989); Wolfgang Schivelbusch, The Railway Journey: The Industrialization of Space and Time in the Nineteenth Century (Berkeley: University of California Press, 1986), ch. 3.

[5] Quoted in Sandberg, Missing Persons, 15.





 
Inicio | Índice | Librero | | Comentarios | Libros | E-Libros | Eventos | Cursos | Voces |
Directorio