Inicio | Índice | Librero | | Comentarios | Libros | E-Libros | Eventos | Cursos | Voces |
Directorio
ENSAYO
 
 

 

 

APUNTAR AL CORAZÓN DEL PRESENTE*

 

JÜRGEN HABERMAS





Tan inesperada y repentina fue la muerte de Foucault que uno cae en la tentación de pensar en su circunstancialidad y brutal contingencia como testimonios de la vida y enseñanzas del filósofo. Aún a distancia: el fallecimiento de este hombre de cincuenta y siete años, parece un evento prematuro que confirma el cruel poder del tiempo: el poder de la factibilidad que carece de sentido o triunfo, prevalece sobre el sentido de cada vida humana que con tanto esmero se construye. Para Foucault, la experiencia de lo finito constituyó un aliciente filosófico.

Percibió el poder de lo contingente –al cual identificó por último con el poder per se- desde una perspectiva estoica antes que desde el marco de referencia cristiano. No obstante, combinó esa actitud de observador que guarda la distancia precisa en una obsesión por la objetividad, con el elemento opuesto de la participación apasionada que se autoconsume en la realidad del momento histórico.

 

Conocí a Foucault a un año de su muerte, y temo que no le comprendí bien. Aquí solo referiré lo que de él me impresionó; aquella tensión –difícil de categorizar- entre la casi serena reserva científica del erudito que se esfuerza por ser objetivo y, en el otro extremo, la vitalidad política de intelectual vulnerable, subjetivamente excitable y moralmente sensitivo. Me imagino que hurgó en los archivos con la misma energía tenaz del detective a la caza de evidencia. En marzo de 1983 propuso para el año siguiente una reunión privada con colegas estadounidenses. El objeto, discutir sobre un ensayo bicentenario de Kant “Respuesta a ¿Qué es la Ilustración?” Yo ignoraba entonces que Foucault estuviera preparando una conferencia sobre ese tema. Interpreté la invitación como un llamado para confrontar (con Hubert Dreyfus, Paul Hainbow, Richard Rorty y Charles Taylor) varias interpretaciones de la modernidad a partir del texto que, en cierta forma, inició el discurso filosófico moderno. Pero distaba mucho de lo que él tenía en mente y no me percataría de ello sino hasta mayo de ese año, cuando se publicó un extracto de aquella conferencia.

 

Para quienes hayan leído El orden de las cosas, encontrarán ahí un Kant diferente. En el libro, lo presenta como el epistemólogo que en su análisis de lo finito forzó el acceso a la era de pensamiento antropológico y las ciencias humanas (Humanwissensehaften). Ahora ve en él al predecesor de los jóvenes hegelianos, el primero en romper definitivamente con la herencia metafísica, al apartar la filosofía de lo Verdadero y lo Eterno para comentarse en lo hasta entonces inexistente y sin sentido, es decir, lo meramente occidental y transitorio. Descubre al hombre contemporáneo que para contestar el reto del momento histórico, transforma la filosofía esotérica en crítica del presente. En la replica a “¿Qué es la Ilustración?” encuentra el origen de una “antología  de la actualidad” que continúan Hegel, Nietzsche y Max Weber hasta llegar a Horkheimer y Adorno. Y sorprende en la última fase de la conferencia que sume su nombre a esta tradición.

 

Emparenta el texto de 1784 con “La disputa de las facultades” (publicada catorce años después), donde Kant reflexiona sobre los sucesos de la Revolución Francesa. Esa disputa entre la facultad de filosofía y la de derecho aborda claro está, el problema del progreso de la raza humana. En  Filosofía de la ética (Rechtsphilosophie), Kant señalaba ya el punto de referencia para medirlo. Así, una constitución republicana garantizaría el predominio de la ley (Rechtzustand)  tanto a nivel interno como externo, ya que por una parte se aseguraba la autonomía de los ciudadanos al contar con leyes propias y, por otra, se eliminaba la posibilidad de guerra en el campo de las relaciones internacionales. Pero carecía de apoyo empírico para estos postulados de “pura razón práctica” que le permitiera demostrar que los sostiene una “tendencia moral” de a raza humana, la cual es históricamente observable. Le hacía falta un “evento de nuestro tiempo” que indicara una disposición de la naturaleza humana hacia el mejoramiento moral. Como es por todos conocido, no halló este “indicador histórico” en la Revolución Francesa, sino en el entusiasmo abiertamente manifiesto con que  el pueblo en general dio la bienvenida a los acontecimientos, en osado intento por realizar los principios de la ley natural. Para Kant, es imposible dejar ese fenómeno en el olvido “dado que este hecho es demasiado grande; se entrelaza tanto con los intereses de la humanidad que ningún pueblo del mundo puede dejar de recordarlo y con él en mente, estimular los renovados intentos de este tipo siempre que se den las condiciones propicias”.

 

Al incluir las famosas citas, Foucault no queda exento de un “deseo por hacer un bien moral”. En el texto sobre la Ilustración, Kant insiste en que la revolución jamás puede producir esa “verdadera reforma en el pensamiento” que como afirma en “La disputa de las facultades” surge precisamente del entusiasmo que se ha dado en torno a ella. Cuando Foucault relaciona ambos textos elabora una sinopsis y, entonces, la pregunta “¿Qué es la Ilustración?” se funde con otra: “¿Qué significa la revolución para nosotros?”. La filosofía se fusiona con éxito al pensamiento estimulado por la actualidad histórica contemporánea. La visión que se había disciplinado en las verdades eternas queda inmersa en el detalle de un momento dado: que a su vez esta preñado de decisión y estalla por el empuje de posibilidades anticipadas.

 

Foucault revela a Kant como el primero entre los filósofos, el arquero que apunta su flecha al corazón de las características más reales del presente, y abre así el discurso de la modernidad. Dejó atrás la disputa clásica sobre la preeminencia ejemplar de los antiguos y la relativa importancia de los modernos. Quedó en su lugar el pensamiento diagnóstico (que adquiere una nueva función) sumergido en el proceso turbulento de la autoafirmación, formando el horizonte de una nueva conciencia histórica que ha mantenido a la modernidad en moción constante. De tal manera que cualquier filosofía que hoy se considere comprometida con la realidad tendrá que buscar “le rapport sagital á propre actualité”; como se relaciona con la modernidad Holderlin y el joven Hegel, Marx y los jóvenes hegelianos, Baudelatre y Nietszsche, Bataille y los surrealistas. Lultáes, Meclenu-Ponty, los precursores del marxismo de occidente en general  y el mismo Foucault, sin ser de manera alguna el último que contribuyó a pulir esa conciencia moderna de la contemporaneidad que irrumpió en la filosofía con la pregunta “¿Qué es la Ilustración?”. El filósofo se hace contemporáneo; deja el anonimato del esfuerzo impersonal y se revela como ser humano de carne y hueso, hacia quien converge toda la investigación clínica de cada periodo contemporáneo que la confronta. Incluso si se recapacita, la Ilustración sigue presentándose por la descripción que diera de su designa el acceso a un tipo de modernidad que se ve condenada a conocerse y crear sus propias normas.

 

Aún cuando lo que he venido haciendo es una paráfrasis del pensamiento, a Foucault, convine plantear las preguntas siguientes: ¿Cómo encaja una comprensión tan singularmente afirmativa del trabajo filosófico moderno, fijo en el aquí y ahora, orientado siempre hacia la propia identidad con la severa crítica que este filósofo hace de la modernidad? ¿Pueden ser compatibles su reconocimiento como pensador en la tradición de la Ilustración y su evidente crítica de esta forma de aproximación a la modernidad?

 

La filosofía que ofrece Kant de la historia su especulación sobre el estado de libertad; la ciudadanía mundial y la paz eterna, la interpretación del entusiasmo revolucionario como indicio de “progreso histórico hacia el mejoramiento”. Cada una de estas líneas provoca sin duda el desdén de Foucault, el teórico del poder. ¿Acaso no quedó congelada la historia bajo la mirada estoica del arqueólogo Foucault, convirtiéndose en un témpano cubierto con los cristales de las formaciones arbitrarias del discurso” (Al menos esta es la opinión de su amigo Paul Veyne). Habría que determinar si ese témpano presenta una dinámica muy diferente, bajo la mirada aparentemente cínica del geneálogo Foucault, de aquella que el pensamiento actualizante de la modernidad esta dispuesto a reconocer, a saber, un absoluto y venir de procesos anónimos de subyugación en el que el poder, y tan sólo él, aparece con máscaras siempre cambiantes. ¿Podría negarse, que teniendo a Kant como ejemplo. Foucault reveló en El orden de las cosas la dinámica peculiar de ese empeño por la verdad que se estimula una y otra vez con cada intento frustrado por alcanzar una producción de conocimientos que en ocasiones será elevada y en otras escasa?

 

El conocimiento de la modernidad se enfrenta a una dificultad insuperable. Habiéndose convertido en su propio referente, el sujeto cognoscitivo surge de las ruinas de la metafísica para hacerse cargo, con absoluta conciencia de sus poderes finitos, de un proyecto que exigiría poder ilimitado. Kant, como señalara Foucault, hace de esta dificultad el principio estructural de su epistemología, al reinterpretar los límites de nuestro aparato finito de cognición en las condiciones trascendentales para lograr un tipo de conocimiento en infinito progreso. Pero cualquier tema que se forcé estructuralmente de esta forma queda atrapado en la modalidad antropocéntrica de conocimiento, y este campo lo ocupan por entero las “ciencias del hombre” que, en boca de Foucault, constituyen un poder interdisciplinario que opera insidiosamente. En todo caso, aunque no convenzan esas pretenciosas observaciones, lo que resulta de lo anterior, es una peligrosa fachada de conocimiento universalmente válido tras la cual se oculta la factibilidad del dominio del conocimiento con su voluntad de poder. Sólo en el ámbito de este ilimitado deseo de cognición se originan la subjetividad y la conciencia de sí que son el punto de partida de ´Kant

 

Si con estas consideraciones en mente regresa uno a la conferencia de Foucault, se advertirán ciertas medidas de precaución respecto de contradicciones en extremo sorprendentes. Sin duda, la Ilustración, que inaugura la modernidad no implica para el lector del texto exclusivamente un periodo arbitrario en la historia de las ideas. No obstante, se previene de manera específica contra la actitud piadosa de quienes hacen oír su voz con el único objeto de preservar los restos de la Ilustración. Establece claramente la conexión con análisis previos, aunque a menara de paréntesis. La tarea de nuestro tiempo, no es mantener la Ilustración y la revolución como modelos ideales. Resulta de mayor importancia investigar las fuerzas motivadoras individuales que históricamente han prevalecido y han quedado ocultas en el pensamiento universalista de fines del siglo XVIII. Rechaza los pensadores que, en busca de un orden abstracto, partieron de la pregunta epistemológica de Kant y aún persiguen las condiciones universales que les permitan determinar con certeza cuales proposiciones son verdaderas y cuáles falsas: ellos son cautivos de un “análisis (Analytik) de la verdad”. Sorprende que, a pesar de estas advertencias Foucault presente como legítimos herederos de la crítica kantiana a esos pensadores subversivos que intentan interpretar su propia contemporaneidad. Ellos repiten esa fundamental pregunta diagnóstica (que Kant fuera el primero en plantear) de una modernidad que busca afirmarse dentro de las condiciones alteradas de su propio tiempo. Foucault se considera continuador de esa tradición. El reto que le presentan los textos de Kant (que el mismo seleccionó) es el de codificar esta voluntad que alguna vez hallara contenida en el entusiasmo por la Revolución Francesa: aquella voluntad pro conocer, que el “análisis de la verdad” no estaba dispuesta a admitir. La había rastreado en las modernas estructuras de poder: con el único objeto de denunciarlas. Pero ahora la presenta bajo una luz por completo diferente, como un impulso digno de preservación que necesita ser renovado. Con esto une su pensamiento a los inicios de la modernidad.

 

Dentro del círculo de filósofos de mi generación que han hecho un diagnóstico de nuestro tiempo. Foucault ha influido de manera más duradera en el Seitgeist, en especial por la seriedad con que persevera bajo contradicciones que resultan productiva. Sólo un pensamiento complejo es capaz de generarlas.

 

Kant se enfrascó en una de ellas al declarar al entusiasmo revolucionario un indicador histórico que revelaba la posición de la humanidad en el mundo de los fenómenos. Igualmente ilustrativa es otra contradicción en la que cae Foucault al contrastar su crítica del poder con el “análisis de la verdad”, priva a la primera de los parámetros normativos que a falta de recursos toma prestados del segundo. Quizá la fuerza de contradicción pudo más en el último de sus textos, al circunscribirlo al discurso filosófico de la modernidad en el que vio Foucault una veta que podía explotar.

Texto publicado en la Revista El Buscón. Nr. 11-12. 1984. p.p.122-128. Traducción: Martha C. Saldaña
Imágen:© Paolo Pizzimenti - Fotolia.com para Estudios de Historia Cutural








 
Inicio | Índice | Librero | | Comentarios | Libros | E-Libros | Eventos | Cursos | Voces |
Directorio