Inicio | Índice | Librero | | Comentarios | Libros | E-Libros | Eventos | Cursos | Voces |
Directorio
 
ENSAYO
   
 

¿POR QUÉ LEEMOS POCO?

 



El tema de la escasa lectura es nuestro país, siempre será recurrente, pues ahí es donde se encuentra un talón de Aquiles.
Se menciona el problema continuamente, pero escasamente se mencionan los motivos y mucho menos sus orígenes.
Si bien es cierto que en el mundo antiguo los elementos pictográficos e iconográficos jugaban un papel determinante, también es cierto que a las primeras escrituras sólo tenían acceso las clases dominantes (véase reyes, y sacerdotes), lo cierto es que con la expansión del cristianismo -en función de su interés por la propagación de la religión sobre el mundo del paganismo, los textos religiosos (véase la Biblia y otros más) requerían ser ampliamente difundidos; y aquí es donde podemos detectar el primer problema; el cristianismo primitivo adoptó la antigua práctica, de la lectura en voz alta cuando el número de analfabetas era muchísimo mayor que en la actualidad, y si bien es cierto que el trabajo de los copistas medievales comienza a ser utilizado por los religiosos a partir del siglo IX , éstos eran quienes le leían a la gente los textos sagrados ya sea en congregaciones espontáneas o en los templos (ver las misas); práctica que mantuvo y sigue manteniendo hasta hoy en día el catolicismo. Pero con la escisión del protestantismo, esta corriente cambio en forma radical la dinámica de la lectura , pues para los protestantes son los propios seguidores quienes deben leer por su cuenta las escrituras religiosas. Así pues
, es en la escisión entre el protestantismo y el catolicismo donde debemos encontrar una primera explicación al problema, una explicación por cierto que es bastante profunda, pues se halla en practicas culturales y educativas que datan de muchos siglos atrás. De esta forma si entendemos que en los procesos de evangelización, la enseñanza oral jugaba un papel esencial en la educación, aunado al apoyo en los elementos gráficos; dinámica educativa que se mantuvo durante 300 años en el mundo novohispano; esta práctica seguirá jugando un papel determinante. (de ahí el éxito de la televisión, pues mezcla ambos elementos) Y si bien el papel que ha tenido el Estado en impulsar la educación laica a través de la escritura ha sido muy importante, aún es muy temprano para comenzar a tener resultados que se comparen con los niveles de lectura en los países de tradición protestante. Es cierto el camino será largo y lento, pero los esfuerzos a través de la promoción de la lectura a través de actividades extracurriculares y la propia educación del Estado darán frutos, aunque en lo personal soy realista no será a corto plazo.
Y no me estoy refiriendo a uno o dos sexenios ni a tres tampoco, me refiero a uno dos o incluso tres siglos hacia el futuro (hay quien dirá  que exagero), ya que mientras el Estado no mejore la calidad de la educación (el alto costo de un derecho fundamental de la modernidad que es la educación como lo es la salud o las ocho horas de jornada de trabajo) y las autoridades eclesiásticas no cambian sus prácticas pedagógicas que datan de hace 2 mil años no habrá cambios sustanciales.
 





 
Inicio | Índice | Librero | | Comentarios | Libros | E-Libros | Eventos | Cursos | Voces |
Directorio