E l objetivo del siguiente trabajo es revisar algunas cuestiones vinculadas con la historia cultural, para lo cual focalizamos la atención en su historicidad, en sus vertientes más destacadas y en sus rasgos particulares y distintivos. El texto se abre con algunas consideraciones generales acerca del concepto de “cultura”, con la intención de evidenciar la pluralidad de significados que puede denotar el concepto en cuestión y tomar distancia de la naturalización de su significado

Las acepciones de cultura, incidieron en el ámbito de la configuración de los conocimientos históricos.

Posteriormente, se realiza un recorrido cronológico de la historiografía de la historia de la cultura, poniendo el énfasis en algunas etapas de la misma. La concreción de este recorrido, que abarca más de un siglo, permite rastrear y evidenciar las rupturas y las continuidades existentes en lo que respecta a las formas de abordaje de la cultura concretadas por los historiadores profesionales. El seguimiento de Feria en el SigloXIXeste itinerario está dividido en tres bloques temporales que están relacionados estrechamente con las transformaciones de los contextos de producción y, simultáneamente, con las repercusiones de estos cambios en el interior del ámbito de la disciplina histórica.

La primera etapa que describimos –de comienzos del siglo XIX a 1930, aproximadamente- se caracteriza por el predominio de una concepción de la historia muy ligada a los ámbitos del poder, cuyos relatos ponen el acento en la historia de carácter excluyentemente político. La segunda etapa –desde la segunda posguerra hasta la década de 1980- tiene como rasgo característico la preponderancia de explicaciones históricas que apuntan a dar prioridad a lo sociocultural y lo económico. Por último, presentamos una tercera etapa -que llega hasta nuestros días-, cuyo rasgo central es la de presentar un gran abanico de perspectivas posibles a la hora de concretar y de difundir los estudios históricos referidos a la cultura.
Mientras realizamos esta exploración, procuramos evidenciar cómo las distintas acepciones del concepto de cultura y sus recepciones variadas en diferentes contextos de producción incidieron en el ámbito de la configuración de los conocimientos históricos.


CONSIDERACIONES PREVIAS A LA HISTORIA DE LA CULTURA
El concepto de “cultura” presenta una polisemia prácticamente inabarcable, a lo cual debe sumarse la variación del término a lo largo de la historia y la variedad de definiciones que el mismo asume en diversos marcos geográficos. Intentando ilustrar esta polisemia, a continuación presentamos dos definiciones de este concepto que pueden polarizarse y que nos permiten intuir la gran variedad de matices potencialmente existentes entre ambas [1] .

La definción de cultura que se traducía en una historia de élites comenzó a ser cuestionado.

El significado más tradicional de la palabra “cultura” se refiere a un cierto nivel educativo, a atributos relacionados con el placer por escuchar clásicos musicales o concretar lecturas de obras cumbres de la literatura, o bien, a cierto estilo de consumo y pautas de comportamiento. Dentro de esta perspectiva, la cultura aparece como un elemento privativo de los grupos sociales privilegiados. Es decir, se entiende el término cultura como sinónimo de la expresión “cultura alta” o “cultura de elite”.

Asumir esta noción condujo, por mucho tiempo, a concretar una historia cultural que se traducía en una historia de elites o de grupos dirigentes. Todas las manifestaciones provenientes de los otros sectores de la población quedaban en un segundo plano siendo consideradas parte de un todo amorfo que no merecía ser abordado en forma sistemática ni analítica.

Este concepto tradicional de cultura comenzó a ser cuestionado desde distintos ángulos, en el contexto europeo, en el escenario de la segunda posguerra. Desde las diferentes disciplinas sociales se empezó a prestar mayor atención a las expresiones de carácter cultural de los múltiples y heterogéneos segmentos que configuran sociedades complejas. Continua

[1] Para un análisis de las variaciones en el concepto de cultura, véase, entre otros: Clifford Geertz Tras los hechos. Dos países, cuatro décadas y un antropólogo, Barcelona, Paidós, 1993, capítulo 3: “Culturas”, pp. 51-70.s.

CONSULTA

Reflexiones sobre la cultura. Sigmund Freud: Nuestro estudio de la felicidad no nos ha enseñado hasta ahora mucho que exceda de los conocido por todo el mundo. Las perspectivas de descubrir algo nuevo tampoco parecen ser más promisorias aunque continuemos la indagación preguntándonos porque al hombre le resulta tan difícil ser feliz.... continua

El Estado de excepción como paradigma de gobierno. Giorgio Agamaben: El lindero escencial entre el Estado de excepción y soberanía ha sido establecida por Carl Smith en su Teología Política (1922)...continua


DOSSIER: EL DISCRETO ENCANTO DEL PODER

EN BREVE

Sobre el discurso musical. Hyden White: Los temas planteados en la colección Musical and Text: Critical Inquires tocan casi todos los aspectos de las discusiones contemporáneas del lenguaje, el dsscurso, y la textualidad: referencialidad y temas, voz y expresión, códigos cognitivos e ideológicos, recepción por el público y sentimiento, poética y estilo, sentido figurado y literal narrración y descripción... continua

"Papeles que fueron vidas" o el taller de Leonardo Sciascia y carlo Guinsburg. Adrián Gerardo Rodríguez Sánchez: Todo historiador atento a los menesteres de su oficio, sabe que navegar enre los documentos va más allá de sustraer de ellos la veracidad que sirve para contruir un relato histórico: son además retazos que silenciosamente los animan a contraer un compromiso social o político...








Twitter
FacebookVersión Anterior